Decálogo para un Proyecto Educativo Innovador

La Innovación es un proceso fundamental para el crecimiento y el desarrollo de las comunidades educativas. Solo a través de estás prácticas es que los planteles educativos podrán observar mejores resultados operativos, así como los estudiantes incrementarán su nivel de aprovechamiento de las clases.

Cuando hablamos de innovación, la educación se nos presenta como un campo fértil con todas las oportunidades para aplicar nuevas técnicas. Estas técnicas no son exclusivas de países desarrollados. En México existen muchas instituciones que han logrado incursionar en el territorio de la innovación para evolucionar los modelos educativos y administrativos para alinear la oferta con una demanda cada vez más dinámica y en busca de soluciones no convencionales que les permitan a los alumnos explotar todas sus habilidades. Estas soluciones se sustentan en la habilidad de vincular factores competitivos, tecnológicos, multidisciplinarios y creativos dentro de un sistema dinámico e incluyente.

La innovación educativa es el carril de alta velocidad en donde las escuelas punta de lanza utilizan habilidades tecnológicas para realizar prácticas creativas que permiten optimizar la utilización de los recursos disponibles.

Sin embargo, el factor primordial para estas prácticas descansa en la disposición del personal visionario dentro de las escuelas, así como de la aceptación por parte de padres de familia y alumnado.

El país necesita de profesores valientes que estén dispuestos a afrontar los retos que supone la educación moderna bajo esquemas no convencionales que permitan que el alumno se vea motivado ante la marejada de conocimientos que le esperan durante su vida académica.

En su Decálogo de un proyecto innovador, Fundación Telefónica provee una lista con criterios que permiten evaluar el nivel de innovación de un proyecto educativo. Toma en cuenta factores como la incorporación de tecnologías digitales, el modelo pedagógico y el diseño instruccional; es básicamente un checklist para evaluar ideas y, con base en ello, determinar su potencial y viabilidad.

 

  • Es vital: Va más allá de la adquisición de conocimientos o de habilidades concretas, con oportunidades para la vida futura.
  • Es activo: Se centra en el usuario y en la potenciación de las relaciones sociales de su entorno.
  • Va más allá del aula: Supera los límites físicos y organizativos del aula uniendo contextos formales e informales de aprendizaje.
  • Fomenta la colaboración: Está abierto a la participación de educadores/formadores y usuarios de otros ámbitos distintos a la escuela.
  • Fomenta competencias del siglo XXI: Desarrolla en los usuarios/alumnos conocimientos, actitudes y habilidades para la sociedad del conocimiento.
  • Provee sentido: Mediante experiencias significativas y auténticas en lo personal, estimulando el compromiso emocional.
  • Ofrece retos: Actividades creativas, divergentes y abiertas.
  • Evalúa: Herramienta central de aprendizaje del beneficiario; contemplando la heteroevaluación, coevaluación y la autoevaluación.
  • Fomenta el uso de tecnologías digitales: Aporta a los usuarios/alumnos capacidad para analizar, utilizar, producir y compartir información propia, con medios de comunicación digitales.
  • Es sostenible: Mediante procedimientos para su crecimiento y replicabilidad.

 

Comprometidos con cada uno de estos aspectos, en SisteMéxico hemos desarrollado un sistema para atender el punto 9 del decálogo.

Nuestro School Manager provee a las escuelas de herramientas digitales que facilitan las labores administrativas y brindan a los alumnos de nuevos recursos para aprovechar mejor las clases que ya se llevan a cabo dentro de su plan de estudios.

Solicita un Demo GRATUITO para conocer todas las ventajas de School Manager y poner a tu escuela dentro de la vía de la innovación.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.