· 

4 tips para que los directores sobrevivan a su primer año en una nueva escuela


El primer año como director de escuela puede convertirse en un desafío desalentador para muchos candidatos. Todos en la escuela están tratando de “descifrarte”, así como probar tu temperamento y causar una buena primera impresión contigo. Como director, quieres encontrar el balance en los cambios que quieres hacer en beneficio de la escuela, la construcción de buenas relaciones con el personal y conocer lo que el resto de tu equipo ya desempeña de forma correcta. Se necesita una aguda capacidad de observación y mucha paciencia para realizar esta monumental tarea. Inclusive, muchos directores veteranos deberán esperar un ambiente muy diferente si llegaran a trabajar en una nueva institución, ya que las variables de escuela a escuela son muy diferentes.

Para todos aquellos que se encuentran en esta situación, hemos decidido compilar 4 tips para que los directores sobrevivan a su primer año en una nueva escuela.

Crea un plan de acción detallado con la ayuda de tu personal

La realidad de las cosas, es que durante tu primer año estarás sobresaturado de trabajo, no hay forma de decirlo diferente. El único camino para no dejar que las nuevas circunstancias tomen el control de tu rutina es crear un plan de acción que contemple toda tu experiencia, así como la experiencia de los maestros y el personal con más años dentro de la institución, ya que ellos son quien saben los pormenores del día a día en ella.

Crea una lista de todas las actividades prioritarias y asígnales una fecha para completar; sonará evidente, pero en muchos casos dejamos de realizarla precisamente porque parece un paso muy lógico a seguir. Aprovecha el tiempo cuando no hay estudiantes en la escuela, ya que cuando ellos entren en la ecuación, es muy probable que tus planes tengan que modificarse en más de una ocasión.

Tómate el tiempo de conocer a todos los miembros de la institución

Este punto puede ocasionar que un director sea longevo o transitorio. No tienes que convertirte en el mejor amigo de cada miembro del personal, pero es vital que te ganes su respeto. Tómate el tiempo de conocer a cada uno personalmente, descubre que es lo que esperan de ti y hazles saber cuáles son tus expectativas hacia ellos.

Es importante  que no solo te tomes el tiempo de conocer a tus maestros. Como bien sabes, hay personas dentro de la organización que a veces no reciben el crédito que merecen y a veces son los encargados que el engranaje de la escuela esté bien aceitado. Asistentes administrativos, intendencia, vigilantes y personal de cafetería que todos los días respiran 8 horas el ambiente escolar.

Preséntate con los miembros de la comunidad, los padres y estudiantes

No es necesario decirlo, pero construir relaciones con los padres de familia, en especial en las escuelas privadas, será beneficioso. Generar una buena primera impresión proveerá la base para generar buenas relaciones con ellos.  El trabajo de director se basa principalmente en las relaciones que generas con los actores clave de tu entorno. Así como con los miembros de tu equipo, es imprescindible ganarse el respeto de los miembros de la comunidad, ya que un director que no sea respetado comúnmente es considerado como inefectivo.

Se organizado y moderno

La organización es clave. No hay forma de encontrar a un director efectivo que no sea organizado.

Trata de reducir al máximo la cantidad de archivo físico que puedas, ya que es más probable que se cometan errores en una montaña de papeles. Para esto puedes adquirir un software de gestión escolar que te permita llevar el control de todas las áreas más importantes de tu escuela, desde la facturación, gastos, generación de reportes académicos, etc.

Ser desorganizado genera caos en la institución, y el caos proveniente de una persona en una posición de liderazgo en la escuela puede ocasionar un desastre.

 

Si deseas conocer más sobre cómo puedes dar el siguiente paso en la organización de tu escuela, completa el siguiente formulario.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.