El perfil de una escuela exitosa

La definición de una escuela exitosa es algo difícil de generalizar, ya que la misma se compone de diferentes variables concernientes a los diferentes ambientes mundiales, ya que la efectividad depende del contexto de las mismas.

El poder de las escuelas efectivas descansa no necesariamente en las características específicas, sino en el ethos o la cultura en que se desarrollan.

En las escuelas efectivas, tales comportamientos pueden incluir altas expectativas, alto compromiso al trabajo, acción u orientación, autonomía profesional,  reconocimiento del buen desempeño, y en el compromiso de proveer tiempo libre a los profesionales para el desarrollo de nuevos programas y habilidades. Por lo tanto, en las escuelas altamente efectivas, la mayoría de los miembros apoyan consistentemente la presencia de un grupo particular de normas y valores.

Un estudio realizado por Saphier y King en 1985 ha sugerido 14 normas que le dan forma a una cultura de una escuela altamente efectiva:

·         Colegialidad

·         Experimentación

·         Altas expectativas

·         Responsabilidad

·         Confianza

·         Apoyo tangible

·         Búsqueda de las bases del conocimiento

·         Apreciación

·         Reconocimiento

·         Humor

·         Involucramiento en la toma de decisiones

·         Protección de las cosas más importantes

·         Tradiciones

·         Comunicaciones abiertas y honestas

Una cultura escolar de aislamiento no puede ser sostenida en la búsqueda del éxito escolar, y es aquí en donde la dirección de la escuela (visto desde el punto de vista empresarial y académico) se vuelve crucial.

El papel del director se ha vuelto más importante que nunca al tener que manejar de forma adecuada los recursos limitados de la misma, así como mantener las altas expectativas en el plano educativo.

Invariablemente, la carga para proyectar el valor de la escuela en un mundo cada día más competitivo descansa sobre las responsabilidades del director.

1.- La escuela como la unidad para la planeación y el desarrollo

El incremento tradicional de la calidad en la educación se ha debido a la introducción de reformas que abarcan todo el sistema, a menudo enfocadas en el currículum o en la implementación de nuevos estándares en las instalaciones en las escuelas. Este acercamiento ha permitido que, gradualmente, las escuelas puedan recibir un tratamiento individual como unidad de mejora. Esto, evidentemente, tiene un impacto significativo en los roles y las funciones  del director. En este sentido, cada escuela debe adquirir una identidad institucional, además de cumplir con las expectativas académicas y sociales en un marco competitivo.

2.- La responsabilidad basada en el desempeño de la escuela

Libre elección, competencia interna y asistencia oficial relacionada con el desempeño es lo que define el marco emergente para evaluar el funcionamiento de las escuelas. Estudios muestran que la presión de la evaluación del marco de desempeño en las escuelas recae sobre el director de una forma sin precedentes en los últimos años. Aunque varios aspectos de este acercamiento han atraído una considerable crítica por trivializar la educación escolar en virtud de una orientación “evaluadora”, la tendencia ha ganado mayor empuje en varias partes del mundo.

3.- Aumento de la autonomía interna

Una consecuencia directa en los cambios mencionados anteriormente es el incremento de la autonomía en las funciones diarias de la escuela con mayor autonomía en la toma de decisiones y responsabilidades del director de la escuela. Se espera un liderazgo de cada director en búsqueda del mejoramiento de los estándares de calidad, a través del entendimiento compartido de las metas de la escuela.

Conforme la presión aumenta, la necesidad de la agilización administrativa y financiera se vuelve latente. Para poder cumplir con las expectativas académicas y sociales de forma efectiva, las escuelas deben funcionar como una máquina bien aceitada al incorporar nuevas tecnologías que agilicen la tramitología entre el personal y el alumnado, reduciendo tiempos administrativos y haciendo más eficiente el presupuesto de la institución.

 

Solicita una asesoría personalizada para saber cómo puedes implementar estas nuevas tecnologías en tu escuela.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.