Pasan apuros los colegios

Ya afecta la crisis económica a la educación privada

La mala situación económica del país afecta a todos los niveles de la población, sus consecuencias las resienten los que tienen ingresos bajos, medianos y altos. 

 

Ahorro de gastos para escuelas

Y uno de los ámbitos donde esto puede constatarse es la enseñanza privada: los planteles del ramo reflejan el impacto que tiene en las familias el problema de insuficientes recursos económicos.

 

Un rápido sondeo mostró que los colegios particulares tienen dificultades porque los padres de familia se atrasan en el pago de las cuotas escolares o rechazan los aumentos al respecto.

 

Además, hay tutores que ahora consideran innecesarios gastos para libros especiales y actividades extracurriculares, y cuestionan proyectos que les impliquen nuevos desembolsos.

 

Hay papás que cambiaron a sus vástagos a institutos donde las cuotas son menores, otros dejaron de enviar a todos sus hijos a la escuela privada “de siempre” y pusieron a uno de ellos en algún plantel público.

 

En otros casos crecieron las peticiones de becas y las solicitudes de prórrogas o planes que les faciliten pagar las colegiaturas e inscripciones. Los pagos para titulaciones y el gasto en el trámite de cédulas profesionales son otra dificultad más en los hogares.

 

Lo anterior genera problemas a las instituciones educativas, las cuales a su vez deben recortar gastos, recurrir a préstamos bancarios para cubrir las nóminas y retrasar o disminuir el mantenimiento, la compra o renovación de equipos y mejoras en las instalaciones. Las peticiones de los profesores de aumento salarial son dolor de cabeza, se posponen ampliaciones y planes de crecimiento.

 

Ahora es más común que los padres de familia pidan facturas para deducir de impuestos el gasto escolar.

 

En la ciudad hay escuelas particulares enfocadas a la población de ingresos medio y bajo, y otras dirigidas al sector de mayor nivel económico. Las hay también que tienen una combinación de esas poblaciones. En todas ellas se recurre a estrategias para conservar o aumentar la matrícula.

 

Software cobranza escolar

—Las consecuencias de la crisis económica se acentúan por el crecimiento en el número de planteles privados, hay más competencia —señaló Juan Manuel Arrigunaga Juanes, representante del Colegio Iberoamericano

—. El aumento de familias del país que viene a residir a esta ciudad es un elemento que contrarresta la pérdida de alumnos que se dan de baja a consecuencia de los problemas económicos.

 

En el caso de la institución educativa ya citada, dijo, el fenómeno de abandono se observa en los muchachos que terminan la secundaria y pasan al bachillerato. Sus padres los envían a las preparatorias 1, 2 y 8 de la Uady.

 

—Gracias a que esos alumnos están bien preparados, logran pasar el examen de admisión de la Uady y encuentran cupo en ese bachillerato —expresó—. Pero con esta estrategia ellos dejan sin lugar en la Uady a estudiantes que no pueden pagar enseñanza privada.

 

El entrevistado dijo que un problema común actual en el sistema educativo no oficial es el atraso en el pago de las colegiaturas, lo que pone en aprietos a la empresa educativa. Éstas recurren a préstamos bancarios para pagar la nómina.

 

A su vez, Ileana Lizama Ramírez, del Colegio América, indicó que a raíz de la situación económica se observa un cambio del esquema, donde el padre era el único proveedor económico de la familia y la mamá atendía el hogar y los hijos. Ahora las madres se incorporaron al mercado laboral para conseguir ingresos extra, de modo que la pareja está más tiempo fuera de casa.

 

Ese fenómeno, agregó, se viene observando en los últimos años. Y esos problemas de ingresos se reflejan en las dificultades para pagar la enseñanza privada.

 

La institución educativa que ella representa ofrece servicios de maternal, preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, “y en todos esos niveles vemos que hay dificultad para cumplir con ese compromiso”.

 

“Este es un problema que afecta a todos por igual, así lo expresan los padres de familia”, añadió.

 

Mantenimiento de escuelas

Por su parte, Silvia Zavala Peniche, directora del Centro Educativo Renacimiento, coincidió en que el problema ya citado es general en la enseñanza particular.

 

—Lo más común es que los papás se atrasan en el pago de las colegiaturas o nos piden prórrogas para cumplir con las cuotas —manifestó—.

Hay casos en que los papás retiran a sus hijos del plantel y los inscriben en otro del sistema privado donde las colegiaturas son menores, es una de las estrategias para resolver esta situación.

 

—Observamos resistencia en los gastos de uniformes, materiales didácticos adicionales o programas y actividades que son complementos curriculares necesarios para la formación humana del estudiante. La escuela tiene que adaptarse a los presupuestos de los papás.

 

 

—La dificultad para contar con los ingresos que requiere el plantel afecta nuestro calendario de mantenimiento y conservación de la infraestructura, las instalaciones y los equipos. Las colegiaturas cubren el gasto corriente, el cual abarca la nómina y las necesidades ordinarias de cada mes. Y la inscripción es usada para mantenimiento del edificio y las instalaciones, pero a raíz de la crisis estamos usando parte del dinero de la inscripción para cubrir el gasto corriente.

En términos similares se expresó la profesora Mercedes Solís Robleda, del Centro Educativo Piaget, el cual, dijo, tiene una población educativa mixta pues los estudiantes provienen de familias de distintos ingresos económicos.

 

—Hay papás que hacen gran esfuerzo para pagar la enseñanza privada, ellos valoran la calidad de esta formación y hacen sacrificios para darla a sus vástagos —señaló—. Aumentó la cantidad de papás que nos piden concertar formas de pago diferidas.

 

—Otros recurren a las becas y éstas se saturan. Por ley, el 5% de nuestra matrícula la destinamos a becas. Para beneficiar a mayor número de alumnos otorgamos media beca a cada uno de ellos, pues de esta forma se duplica la cantidad de quienes pueden cursar estos estudios mediante ese subsidio.

 

Agregó que en las reuniones que tiene el personal de las escuelas privadas de la ciudad se conversa que hay planteles con grandes dificultades para cumplir con obligaciones inmediatas, como la nómina.

 

—El mayor gasto de los colegios es pago de profesores, psicólogos, trabajadores sociales y personal administrativo y manual. También se requiere ingresos para hacer reparaciones y mantenimiento a los espacios educativos.— 

 

—Las escuelas son de uso rudo, la infraestructura se daña constantemente, siempre hay que estar pintando, reparando y cambiando instalaciones. Los problemas económicos de las familias dificultan cumplir con ese aspecto.

 

Pese a esto buscamos fórmulas para utilizar mas eficientemente nuestros recursos y hacer mas con menos.

 

Automatización de servicios escolares

Educación privada Problemas económicos

 

Colegios

 

En la ciudad hay sedes particulares enfocadas a la población de ingresos medio y bajo, y otras dirigidas al sector de mayor nivel económico. Las hay también que tienen una combinación. En todas ellas se recurre a estrategias para crecer o conservar la matrícula.

 

Complicaciones

 

Juan Arrigunaga Juanes, director del Colegio Iberoamericano, dijo que un problema común en el sistema educativo no oficial es el atraso en el pago de las colegiaturas, lo cual pone en aprietos a la empresa. Ésta recurre a préstamos bancarios para pagar la nómina.

 

Mejoras a la baja

 

 

“Las escuelas son de uso rudo, siempre hay que estar reparando y cambiando instalaciones. Los problemas económicos de las familias dificultan cumplir con ese aspecto”, expuso por su parte Mercedes Solís Robleda, profesora del Centro Educativo Piaget. 

Escribir comentario

Comentarios: 0